8 ideas equivocadas sobre la calefacción de suelo radiante

Cómo encontrar la temperatura ideal para tu hogar

Mantener el confort en tu hogar durante el invierno puede ser complicado sin tener que estar constantemente ajustando la temperatura, especialmente en casas antiguas y con corrientes de aire. Si dispones de un sistema de calefacción o equipo de aire acondicionado de ciclo inverso, el truco está en encontrar el ajuste perfecto; uno que nos permita estar cómodos sin salirnos del presupuesto.

¿Existe alguna fórmula mágica?

Lo más común es escuchar que la temperatura más saludable e idónea para interiores es de entre 21 y 22°C durante todo el año. No obstante, esto varía en función de las personas. Para bebés, ancianos o enfermos quizá sea necesario un ambiente más cálido, mientras que habrá personas para las que esa temperatura suponga pasar calor.

Por lo tanto, cuando se trata de encontrar la temperatura "ideal" para lograr confort, la primera pregunta que nos tenemos que hacer es cuánto calor necesita nuestra casa para encontrar un término medio que satisfaga a todos los que viven en ella.

¿Y si hace demasiado calor?

El ambiente en el que vivimos tiene un impacto directo en nuestro bienestar. Por ejemplo, cuando hace demasiado calor, a menudo es más difícil conciliar el sueño. O en el caso de los niños, el calor y la sequedad del ambiente pueden provocar dificultades respiratorias que podrían agravarse.

Las personas mayores también tienen más tendencia a sufrir malestar en un habitación demasiado calurosa y este exceso durante las horas nocturnas se cree que es un factor que contribuye a padecer problemas de salud graves, como infartos y asma.

Además de todo esto, un exceso de calor también implica costes.

¿Y si hace demasiado frío?

Otro aspecto a tener en cuenta es el confort, por eso, el hecho de abrigarse más para ahorrar en calefacción tampoco resulta muy beneficioso. Sentir demasiado frío también puede dificultar el descanso y la concentración para estudiar o trabajar.

Además, puede provocar dolores musculares y cansancio, ya que el cuerpo no se puede relajar si está en constante tensión para combatir el frío. El hambre también puede aumentar cuando hace frío, por lo que podemos tender a comer en exceso para calentarnos, y eso, al final del invierno se acaba notando…

¿Cómo acertar?

Tal como hemos comentado anteriormente, la temperatura "ideal" dependerá de nuestra casa y de las personas que vivan en ella. Instalar un equipo de aire acondicionado de ciclo inverso permite estar un paso por delante, pero también es bueno eliminar las corrientes de la casa, comprobar el aislamiento, asegurarse de que hay suficiente ropa de cama y ajustar el termostato en el límite más bajo del rango de temperatura acordado. Recuerda que no puedes controlar las estaciones, pero sí, el confort de tu hogar.

¿Sabías que?

Un equipo de aire acondicionado de ciclo inverso también se denomina "bomba de calor". Simplemente extrae el calor del aire exterior, incluso en las noches de pleno invierno, y lo transfiere al interior de la casa mediante refrigerante para calentarlo (o enfriarlo) antes de distribuirlo por la habitación. Las bombas de calor son una solución eficiente para mantener su hogar confortable durante el invierno.

 

Artículos relacionados