¿Qué influencia a la necesidad de capacidad?

A través de los tiempos, hemos buscado mejorar el nivel de confort que ofrece el mundo que nos rodea. En las regiones más frías, hemos intentado calentar nuestras casas y en climas más cálidos, refrigerarlas, porque si no estamos cómodos, no podemos trabajar ni relajarnos. Pero el confort térmico vital para nuestro bienestar está influenciado por tres aspectos básicos:

El factor humano

nuestra vestimenta y nivel de actividad y cuánto permanecemos en el mismo lugar

Nuestro espacio

la temperatura de radiación y la temperatura circundante

El aire

su temperatura, velocidad y humedad

De entre estos aspectos, el factor humano es, en cierto modo, impredecible. Los demás se pueden controlar para proporcionar esa sensación de bienestar tan buscada.

El cambio en los patrones de edificación, las prácticas laborales y los niveles de ocupación interna han creado
nuevos parámetros que los diseñadores tienen que tener en cuenta.

Por ejemplo, los edificios modernos, generan mucho más calor que sus predecesores 50 años antes y hay varios motivos para esto: