¿Cuál es la diferencia entre el calor sensible y el calor latente?

En climatización existen dos formas de calor relevantes:

  • calor sensible
  • calor latente

Calor sensible

Cuando se calienta un objeto, su temperatura aumenta a medida que se añade calor. El aumento de calor se denomina calor sensible De forma similar, cuando se extrae calor de un objeto y su temperatura desciende, el calor extraído también se denomina calor sensible. El calor que provoca un cambio de temperatura en el objeto se conoce como calor sensible.

Calor latente

Todas las sustancias puras de la naturaleza pueden cambiar su estado. Las sustancia sólidas pueden transformarse en líquidas (hielo a agua) y las sustancia líquidas pueden transformarse en gases (agua a vapor), pero estos cambios requieren la adición o extracción de calor. El calor que provoca estos cambios se denomina calor latente.

Sin embargo, el calor latente no afecta a la temperatura de una sustancia, por ejemplo, el agua permanece a 100°C cuando hierve. El calor que se añade para que el agua se mantenga hirviendo se llama calor latente. El calor que provoca un cambio de estado, pero no de temperatura, se denomina calor latente.

Entender esta diferencia es fundamental para comprender el motivo por el que se usa refrigerante en los sistemas de refrigeración. También explica la razón por la que los términos "capacidad total" (calor sensible y latente) y "capacidad sensible" se utilizan para definir la capacidad de refrigeración de una unidad. Durante el ciclo de refrigeración, se forma condensación dentro de la unidad debido a la extracción de calor latente del aire. La capacidad sensible es la capacidad necesaria para reducir la temperatura y la capacidad latente es la capacidad para eliminar la humedad del aire.