Saltar al contenido principal

4 riesgos para la salud que el sistema de ventilación forzada elimina en tu hogar

 Estos son los 4 peligros ocultos en el aire a los que te expones si no cuentas en tu vivienda con un sistema de ventilación forzada. 

Pareja embarazada descansando en el sofá en un salón ventilado

Eres una persona que se cuida. Te preocupa tu salud y por eso tomas las decisiones oportunas para garantizar tu bienestar. Sigues una dieta equilibrada, bebes dos litros de agua al día, haces deporte con regularidad y tratas de descansar al menos una 7-8 horas por la noche. Valoras tu salud en todos los aspectos posibles. Pero ¿alguna vez has considerado la calidad del aire que respiras en tu propio hogar?

El aire que nos rodea puede ser tan importante para nuestra salud como la comida que consumimos o el ejercicio que hacemos. Sin embargo, a menudo se pasa por alto. Por eso hoy vamos a revelar los cuatro peligros ocultos que podrían estar escondidos en el aire de tu hogar y que puedes neutralizar gracias a un sistema de ventilación forzada (también conocido como sistema de ventilación mecánica). Prepárate para descubrir una nueva faceta en tu camino hacia una vida más saludable y consciente.

¿Qué voy a leer en este artículo?

● Asma y otros problemas respiratorios

● Moho en paredes y muebles

● Pérdida de eficiencia e incremento de gasto energético

● Falta de concentración y rendimiento: teletrabajo y estudiantes

Asma y otros problemas respiratorios

 Una mala ventilación puede ser realmente problemática para personas con afecciones respiratorias como el asma. Piensa en un cuarto cerrado donde el aire no se renueva mucho. En estos espacios, es fácil que se acumulen partículas molestas como polvo, moho, humo de cigarrillo y ciertos químicos. Todos estos pueden irritar las vías respiratorias y provocar los síntomas del asma, como tos, sibilancias y dificultad para respirar. Pero eso no es todo, los lugares mal ventilados también pueden ser un caldo de cultivo para virus y bacterias que causan enfermedades respiratorias. Así que, si te preocupas por tu salud respiratoria, es importante que te plantees instalar un sistema de ventilación forzada.

Moho en paredes y muebles:

¿Sabías que el moho tiene un gusto especial por esos rinconcitos oscuros y húmedos de tu casa? Sí, esos como tu baño sin ventanas o el sótano, especialmente si están calentitos. Pero ojo, porque el moho no es solo feo, también puede ser malo para la salud, sobre todo si ya tienes problemas de salud o un sistema inmunológico debilitado.

El peor de todos es el moho negro, también conocido como moho tóxico. Este tipo libera unas cositas llamadas micotoxinas que pueden hacer bastante daño si las respiras. Los síntomas que provocan van desde dolores por todo el cuerpo, jaquecas, pérdida de memoria, sangrados nasales y hasta problemas para respirar.

Por suerte, un sistema de ventilación forzada también puede contrarrestar esta amenaza. Ayuda a mantener la humedad a raya, permite que circule el aire y evita que se cree un ambiente ideal para que el moho haga de las suyas.

Pareja preparándose para la cama disfrutando de un hogar ventilado
Pareja jugando en pijama disfrutando de un hogar ventilado

Pérdida de eficiencia e incremento de gasto energético

Además de ser crucial para mantener el confort y tu bienestar, una ventilación adecuada es esencial también para cuidar de tu salud financiera. Básicamente, porque una mala ventilación puede provocar pérdida de eficiencia e incremento de gasto energético. Te cuento por qué:

● Acumulación de calor: sin una buena ventilación, el calor se acumula en los espacios interiores, especialmente durante los meses más cálidos. Esto puede hacer que el sistema de aire acondicionado tenga que trabajar más para enfriar la casa, lo que a su vez aumenta el consumo de energía.

● Humedad: los niveles altos de humedad pueden hacer que se sienta más calor en la casa, lo que puede resultar en un mayor uso del aire acondicionado.

● Fallos de rendimiento: sin una ventilación adecuada, el aire en el interior de una casa puede volverse estancado y lleno de contaminantes, como polvo, polen y compuestos orgánicos volátiles. Esto no solo puede ser perjudicial para la salud, sino que también puede afectar el rendimiento de los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado, lo que puede llevar a un mayor consumo de energía.

● Doble gasto energético: no vale cualquier sistema de ventilación. Si buscamos ahorrar, es preferible que contemos con un sistema de ventilación forzada de doble flujo con recuperador de calor, como es el DucoBox Energy Premium. Este sistema reutiliza la temperatura del aire que está en el interior y la traspasa al aire nuevo que entre de fuera. De lo contrario, nuestros aires acondicionados o calefacciones deberían volver a climatizar el aire gastando de nuevo la energía necesaria.

Falta de concentración y rendimiento: teletrabajo y estudiantes.

 Trabajar o estudiar en un lugar mal ventilado es como intentar correr una maratón con una nariz tapada. Te agotas más rápido, te duele la cabeza y te cuesta mantener la concentración. ¿Por qué? Bueno, resulta que cuando respiramos en un lugar cerrado, estamos aumentando el dióxido de carbono y disminuyendo el oxígeno. Y créeme, tu cerebro ama el oxígeno.

Pero eso no es todo. ¿Alguna vez has notado cómo se siente el aire en una habitación cerrada después de un tiempo? Pesado, ¿verdad? Eso se debe a todas las partículas de polvo, moho y productos químicos que flotan en el aire. No solo son una molestia para tus ojos y nariz, sino que también pueden ser una distracción constante para tu cerebro. Así que la próxima vez que te sientas atascado en tu trabajo o estudio, piensa que la solución puede ser un sistema de ventilación. Tu cerebro te lo agradecerá.

Con la implementación de un sistema de ventilación forzada, es posible neutralizar los posibles peligros ocultos en el aire de nuestro hogar. Así que da el siguiente paso en tu camino hacia el bienestar total, presta atención a la calidad del aire en tu hogar y respira tranquilo sabiendo que estás haciendo todo lo posible para cuidar de tu salud.

Evita estos peligros ocultos, descubre nuestros sistemas de ventilación Daikin.