Saltar al contenido principal

Ventajas de tener un sistema de ventilación en tu hogar

Beneficios de la seguridad de disfrutar de una mejor ventilación

Pareja embarazada descansando en el sofá en un salón ventilado

¿Conoces cuáles son todos los peligros de una mala ventilación en tu hogar? Un buen sistema de ventilación puede protegerte contra todo tipo de efectos en tu salud física y mental.

Cinco peligros ocultos que puedes prevenir con un sistema de ventilación

Hay muchas razones por las que un sistema de ventilación beneficia a tu hogar. El sistema adecuado puede protegerte a ti y a tu familia de estos riesgos ocultos.

1. Intoxicación por monóxido de carbono

El monóxido de carbono (CO) es un gas venenoso que puede enfermarte si lo inhalas. El CO es liberado por los aparatos que queman gas, madera, aceite o carbón. Es incoloro e inodoro, por lo que es difícil de detectar. La ventilación es vital para garantizar un aire libre de CO.

Los síntomas del envenenamiento por monóxido de carbono incluyen dolores de cabeza, mareos, náuseas, confusión, dolor en el pecho y los músculos y dificultad para respirar. Si crees que tienes intoxicación por CO, deja de usar el aparato de inmediato. Abre las ventanas, sal a la calle y solicita ayuda médica urgente.

2. Enfermedad física y mental

Pasamos casi el 90% de nuestro tiempo en interiores, por lo que la calidad del aire interior es vital para nuestra salud física y mental. La mala ventilación provoca fatiga y puede reducir el rendimiento y la concentración. Muchas personas ventilan durante el día pero cierran las ventanas por la noche, especialmente en invierno, y se despiertan cansadas o con dolor de cabeza. Un sistema de ventilación mecánica es una solución ideal para este problema.

3. Condiciones cálidas y húmedas

El calor y la humedad se producen cuando muchas personas trabajan en un mismo espacio. Esto suele suceder en verano, cuando el despacho puede ser caluroso y estar mal ventilado. Esto produce incomodidad, lo que lleva a la fatiga y reduce la productividad. La ventilación adecuada favorece una mejor función cognitiva. Un sistema de ventilación puede ayudarte a sentirte más alerta y capaz de sobrellevar los desafíos de la vida y el trabajo diarios.

4. Moho y superficies podridas

La exposición al moho puede tener efectos nocivos para la salud. Las personas con problemas inmunológicos u otros problemas tienen más probabilidades de verse afectadas. El moho negro, a veces llamado moho tóxico, es uno de los peores y puede causar graves problemas de salud, ya que libera micotoxinas. Las investigaciones sugieren que las micotoxinas están relacionadas con problemas de salud graves en las personas que viven en edificios contaminados.

Los síntomas de problemas de salud por moho incluyen dolores y molestias, dolores de cabeza, pérdida de memoria, hemorragias nasales y dificultad para respirar. La ventilación ayuda a reducir el riesgo. Mantiene bajos los niveles de humedad con aire que fluye más libremente. También puedes reducir el riesgo de moho reparando las fugas.

El clima en el que vivas determinará si las ventanas abiertas o la ventilación mecánica son la mejor opción. En un clima caluroso y bochornoso, el aire acondicionado será tu gran salvador. Si la humedad es alta, el ambiente en casa será incómodo para todos. Abrir las ventanas deja entrar más humedad, lo que, a su vez, puede dañar los muebles o los suelos de madera.

5. Mala calidad del aire por mala ventilación.

¿Sueles sentirte mal en casa? ¿Sufres con frecuencia de fatiga o dolores de cabeza, o sientes que tu hogar está mal ventilado? La solución podría ser tan sencilla como una mejor ventilación.

El hogar moderno medio suele estar tan bien aislado que el aire no entra a través de huecos o grietas como ocurre en los edificios más antiguos. Si bien el aislamiento es excelente para ahorrar energía, es importante también mantener un edificio bien ventilado.

Actividades cotidianas como cocinar o ducharse crean humedad. Las plantas, las mascotas y el simple hecho de respirar contribuyen a la contaminación del aire dentro del hogar. La falta de ventilación generan un alto nivel de humedad y dióxido de carbono, lo que provoca problemas como tos, dolores de cabeza, fatiga, resfriados crónicos, deshidratación, asma y alergias.

Las fábricas y los tubos de escape de los automóviles también producen altos niveles de CO2 y otras sustancias nocivas en el aire. El aire exterior es más limpio que el aire interior. La contaminación del aire interior la provocan agentes de limpieza, pinturas, fragancias, muebles y textiles. Un purificador de aire garantiza la eliminación de las sustancias nocivas, como el polvo fino, el polen y el moho.

Una buena ventilación en tu hogar beneficia tu salud.

Pareja preparándose para la cama disfrutando de un hogar ventilado
Pareja jugando en pijama disfrutando de un hogar ventilado

Evita estos peligros ocultos, descubre nuestros sistemas de ventilación Daikin.