imagen-pagina-lo-que-respiran-los-ninos-800x525.jpg

El aire que respiran los niños

La calidad del aire interior cobra especial importancia cuando son los niños quienes lo respiran. En su etapa de crecimiento, cuidar su salud es fundamental para evitar posibles problemas en el futuro.

Alrededor de 80 millones de europeos viven en casas poco saludables, esto es 1 de cada 6 habitantes. En el caso de los niños la situación es más preocupante: 1 de cada 3 infantes europeos viven en casas donde la ventilación es inadecuada. Son en total 26 millones, o lo que es lo mismo, más que toda la población de Escandinavia. Como consecuencia, desarrollan problemas de salud como asma, alergia o dermatitis con mayor probabilidad, y, por tanto, se incrementa el absentismo escolar. Se calcula que las enfermedades derivadas de la mala calidad ambiental son responsables de que pierdan 1.7 millones de días lectivos1  

La calidad del aire interior en las escuelas

Los niños y jóvenes pasan entre 170 y 190 días al año en el colegio, que respiren un aire interior de calidad es fundamental para su salud y su desarrollo. Igual que en los hogares, en el interior de las aulas se pueden encontrar varios tipos de contaminantes derivados de las actividades que se realizan o de los productos y materiales de los edificios en sí.

De acuerdo con el estudio realizado por el Fraunhofer Institute for Building Physics de Alemania, optimizar la ventilación y reducir los niveles de CO2  mejora más de un 15% las capacidades de los estudiantes, haciendo que aumente su capacidad de atención y de concentración y que disminuya el absentismo.2

Un aire interior de calidad en aquellos lugares donde los menores pasan más tiempo no solo supone beneficios para su salud y educación, sino que, según el Barómetro de Hogares Saludables publicado en 2019 por Velux Group3, implicaría un aumento en el PIB europeo de 300 billones de euros en los próximos 40 años.

Díptico Calidad del Aire