imagen-pagina-asistencia-tecnica-politica-de-garantia-800x525.jpg

Política de garantías de los equipos

RECEPCIÓN

1. El cliente tiene derecho a examinar el producto en el lugar donde queda a su disposición, en el plazo de 2 días laborales, contados desde la fecha de recepción indicada en el albarán de entrega de la compañía de transporte.

2. En caso de que el cliente, por razones que le son imputables, no examinara y/o no recibiera el producto, transcurridos los 2 días antes referidos, se considera que el cliente recibe el producto a su plena conformidad.

DEVOLUCIONES

No se aceptan cambios o devoluciones una vez suministrada la mercancía, salvo autorización expresa por parte de Daikin. En tal caso, los portes serán por parte del comprador y las unidades y sus embalajes se entenderán en perfecto estado. DACS se reserva el derecho a descontar del importe a abonar los gastos de recepción, inspección y/o reparación de la mercancía devuelta.

GARANTÍA

DACS garantiza durante dos años la reposición de material defectuoso (salvo los paneles solares, cuyo período de garantía será de cinco años), siempre y cuando las condiciones de uso sean normales y adecuadas, así como la instalación del producto se haya efectuado conforme a la normativa vigente, por personal debidamente cualificado y siguiendo las instrucciones indicadas en los manuales de instalación. DACS declina toda responsabilidad por daños o perjuicios ocasionados a personas o cosas provocados por el mal funcionamiento de los equipos. Se exceptúan: Exclusión de la garantía del vendedor:

Se excluyen de la garantía del vendedor los daños causados por:

  • Manejo inadecuado del producto o por haber forzado su funcionamiento.
  • Manipulación, mantenimiento o reparación del producto por un técnico no autorizado por el fabricante
  • Utilización de piezas de recambio no autorizados por el fabricante o modificación del producto sin la autorización del fabricante
  • Inobservancia de las instrucciones del fabricante sobre manejo, revisión y mantenimiento del producto, cuando la inobservancia de las instrucciones hubiera causado el defecto.