¿Cómo saber si la calidad del aire interior es buena?

Tanto la calidad del aire interior como la del exterior son igual de importantes. Pero el aire dentro de nuestra casa puede que no sea tan bueno como imaginamos. ¿Qué podemos hace?

 

Calidad del aire

No podemos vivir sin aire limpio. Por lo tanto, la calidad del aire exterior ha sido objeto de especial atención durante algún tiempo. Y eso está muy bien. Pero la calidad del aire dentro de nuestras casas es igual de importante. Y el aire dentro de nuestras casas puede que no sea tan bueno como cabría pensar. ¿Cómo podemos saberlo? Y ¿qué se puede hacer para abordar esto?

¿Pasas mucho tiempo en interiores?

Este es el caso de todos nosotros. En concreto, si se compara con hace una décadas, cuando solíamos trabajar en el campo y los niños aún jugaban en la calle la mayor parte del tiempo. O si se compara con algunos países que disfrutan de climas más cálidos donde las personas pasan más tiempo en el exterior. De media, pasamos hasta el 80% de nuestro tiempo en interiores: en la oficina, en el supermercado, en el gimnasio, en casa, etc.

¿Qué hay del clima interior?

El clima interior determina cómo nos sentimos en casa. Y la calidad del aire desempeña una función importante en eso. En todas las habitaciones donde no hay ventilación natural, el aire puede estar contaminado. Y la contaminación del aire es, a menudo, 10 veces mayor en interiores que en exteriores. Sin embargo, para medir la calidad del aire interior de forma precisa, necesitamos recurrir a especialistas. Pero es posible realizar un cálculo razonable teniendo en cuenta algunas cosas.

¿Qué afecta a la calidad del aire interior?

La calidad del aire interior se ve afectada por varios factores. En concreto, la ventilación, la humedad y la temperatura. Así como por las diversas actividades que realizamos todos los días, como cocinar, bañarnos o ducharnos, hacer la colada y, sí, incluso respirar. O por los materiales con los que está construida la casa, por cómo calienta su casa, por el número de mascotas y plantas que posee, por los productos de limpieza que utiliza, etc. De manera similar, la presencia de fumadores es otro factor importante. El humo del tabaco es muy dañino porque contiene no menos de 4.000 partículas gaseosas finas.

Una calidad de aire interior deficiente es mala para la salud

Una calidad de aire interior deficiente puede tener consecuencias adversas para la salud. A menudo, los síntomas son confusos al principio y afectan al bienestar cotidiano: malestar, estrés, dificultad de concentración, falta de energía...

Pero una calidad del aire deficiente también puede ser la causa de problemas más acusados:

  • migrañas
  • mareos
  • nauseas
  • síntomas parecidos a los de la gripe prolongados
  • asfixia
  • irritación de la nariz, la garganta y los ojos
  • palpitaciones
  • dificultades para respirar
  • empeoramiento del asma

Esta incluso puede provocar síntomas crónicos y condiciones crónicas. La contaminación del aire interior provoca más malestar en determinados grupos, como niños, ancianos, personas con vías respiratorias sensibles y pacientes con enfermedades del corazón crónicas.

El aire demasiado húmedo también es perjudicial y provoca condensación, olores desagradables y moho. La necesidad de ventilación no siempre se percibe o es visible. Aunque no haya humedad ni moho, puede que haya más sustancias nocivas, CO2 y bacterias de lo que se sospecha.

La ventilación es fundamental

Por lo tanto, es muy importante mantener siempre la casa bien ventilada. En casas más antiguas, a menudo se da la "ventilación natural" debido a los huecos. En las casas nuevas, el aislamiento es tan bueno que el aire contaminado apenas puede salir. Abrir las ventanas todos los días durante 10 minutos por la mañana y por la tarde ya es un buen comienzo. Pero solo desplaza el aire, lo que solo mejora parcialmente la humedad o la calidad del aire. Por lo tanto, no es una medida eficaz para combatir el moho en recovecos pequeños.

Ventilación continua

La ventilación debería ser preferiblemente continua. Sin una ventilación regular, el aire interior contaminado no puede escapar, especialmente si hay niveles de contaminación exterior significativos. Un sistema de ventilación no es un lujo superficial.

Daikin ofrece varias soluciones de bomba de calor que, además de calentar o enfriar las habitaciones eficientemente, humidifican, deshumidifican y purifican el aire.

Artículos relacionados